Venezuela

La población de Venezuela es muy joven, ya que para el año 2016, se estima que aquellos de 15 a 34 años representarán el 34% de la población general. Además de responder a las aspiraciones de su juventud en una situación socioeconómica compleja, Venezuela también debe atender a las necesidades de un número creciente de personas en necesidad de protección internacional (PNIP) y de los refugiados. RET, en cooperación con el ACNUR, por lo tanto, se esfuerza en apoyar la integración al sistema educativo, así como, de la empleabilidad de los jóvenes vulnerables; ya sean locales o desplazados. Consideramos la educación como el camino a una vida digna y una manera de aprovechar las oportunidades existentes.

  • 1.
    La Naturaleza de la Crisis en Venezuela
  • 2.
    Su impacto sobre los jóvenes
  • 3.
    Como RET les Protege

1. La Naturaleza de la Crisis en Venezuela

Venezuela tiene que responder a las necesidades y aspiraciones de un número creciente de personas en necesidad de protección internacional (PNIP) y refugio. Según el ACNUR, más de 200.000 PNIPs han llegado a Venezuela; la mayoría de ellos (95%) son de nacionalidad colombiana. Se concentran esencialmente en los estados fronterizos de Amazonas, Apure, Táchira y Zulia.

El instrumento jurídico nacional de los solicitantes de asilo y refugiados es la Ley Orgánica de Refugiados y Solicitantes de Asilo (octubre de 2001), que establece el procedimiento para dar estatus legal a personas con necesidad de protección internacional (PNIPs).

A pesar de este marco legal, un importante número de personas con necesidad de protección internacional tienen dificultades para moverse dentro del territorio nacional y muchos de ellos están trabajando en el mercado informal. Los jóvenes desplazados tienen acceso al sistema educativo, pero es un problema para ellos obtener la certificación de sus estudios a causa de su situación. Como resultado, ellos no tienen la formación suficiente para alcanzar su máximo potencial de integra-ción entre los venezolanos.

2. Su impacto sobre los jóvenes

La población de Venezuela es muy joven. Las proyecciones demográficas del Instituto Nacional de Estadística (INE), basado en el último censo de población de 2011, dice que para el año 2016 la población de entre 15 y 34 años de edad representará el 34% de la población general.

Debido a la actual situación socioeconómica compleja en el país, muchos jóvenes abandonan sus escuelas antes de terminar la educación primaria o secundaria para entrar en el mercado laboral.

En cuanto a la salud pública, Venezuela se enfrenta a los retos importantes que afectan a la ju-ventud. Por ejemplo, el Ministerio del Poder Popular para la Salud dice que 1 de cada 4 naci-mientos en el país son de padres adolescentes.

3. Como RET les Protege

RET inició sus actividades en Venezuela en el año 2012, en cooperación con la ACNUR. Actualmente, RET tiene una presencia en los estados fronterizos de Zulia y Táchira, donde trabaja principalmente para asegurar la protección de jóvenes vulnerables, ya sean locales o refugiados.

En el contexto venezolano, aplicamos y desarrollamos actividades centrales para el enfoque de RET. Acompañamos a los jóvenes en su integración al sistema educativo. Además, RET facilita capacitaciones que mejoran la empleabilidad y desarrollan las habilidades empresariales de los jóvenes más vulnerables, ya sean locales o desplazados.

Nuestra estrategia también tiene como objetivo aumentar el acceso a los servicios existentes. Para lograr esto, hemos establecido fuertes vínculos interinstitucionales para fortalecer el sistema de protección local, y para proporcionar la información pertinente a las familias de refugiados con el fin de que estén enterados de los servicios disponibles, la forma de proceder y dónde ir. Paralelamente también trabajamos con las familias locales para que puedan participar en el proceso de integración y el desarrollo de sus propias capacidades.

RET actúa para garantizar la protección integral y los derechos de los jóvenes en el campo de la educación. Sólo a través de la educación los jóvenes pueden desarrollar las habilidades y capacidades necesarias para tener una vida digna y aprovechar las oportunidades existentes.