Chad

Los conflictos en Darfur, el este de Chad y la República Centroafricana (RCA) han provocado el desplazamiento de miles de personas. Chad es ahora el anfitrión de más de 377.480 refugiados sudaneses de Darfur y 100.000 desde la RCA, sobre todo en la parte oriental y sur del país. Mas de 25% de esta población son jóvenes, de los cuales sólo un 5,5% tiene acceso a una educación secundaria. En este contexto, RET International proporciona acceso a una educación secundaria formal y no formal de calidad para los jóvenes en los campos de refugiados de Chad. RET complementa esta educación a través del lenguaje, habilidades para la vida y todos los programas de becas, que han permitido a los jóvenes refugiados tener esperanza, una educación y una posibilidad de convertirse en actores positivos en sus comunidades.

  • 1.
    La Naturaleza de la Crisis en Chad
  • 2.
    Su impacto sobre los jóvenes
  • 3.
    Como RET les Protege

1. La Naturaleza de la Crisis en Chad

Desde 2003, el conflicto en Darfur ha sido una importante fuente de inestabilidad para Chad y la región. La violencia se originó en el Sudán occidental, pero rápidamente se extendió más allá de la frontera sudanesa en el este del Chad y la República Centroafricana.

Este conflicto provocó el desplazamiento de miles de Sudáneses y Centroafricanos hacia Chad. Estos refugiados son, sin embargo, parte de un problema de desplazamiento más amplio, que incluye a Chadianos desplazados internos (PDI) tras huir del conflicto armado, la violencia interétnica entorno a las tierras y recursos, al igual que por ataques de bandidos contra la población civil. Repatriados Chadiados desde Libia y Nigeria tambien se deben tomar en cuenta, como la violencia latente en la República Centroafricana que están presentando nuevos retos a este país ya frágil.

En junio de 2015, el ACNUR estima que el Chad era el anfitrión de 473.523 refugiados. El Observatorio de Desplazamiento Interno estima que hay cerca de 90.000 desplazados internos. La mayoría de estas poblaciones encontraron refugio en Ouaddai y en Sila, en las regiones del Sur y del Oriente. Tanto los refugiados sudaneses como los centroafricanos son reubicados en campamentos, pero también hay asentamientos y comunidades en el sur de Chad que se ven afectados.

2. Su impacto sobre los jóvenes

A través de los 12 campamentos en Chad, los jóvenes entre las edades de 14 y 24 años constituyen el 28% de la población total de los campos; Sin embargo, sólo 5,5% de los alumnos de primaria tienen acceso a la educación secundaria, según el Grupo de Educación (un foro formal para la coordinación y la colaboración en la educación en situaciones de emergencia que reúne a ONGs, agencias de la ONU, académicos y otros asociados).

El no tener actividades diarias y la esperanza traída por la asistencia regular a la escuela condena a muchos adolescentes y jóvenes en los campos de ser vulnerable a la delincuencia, reclutamiento en grupos armados o los matrimonios a temprana edad. Además, no tener acceso al desarrollo positivo de habilidades para la vida trae riesgos para la salud como los embarazos de adolescentes o infecciones de transmisión sexual y problemas de salud relacionados con el VIH.

3. Como RET les Protege

Con el fin de construir jóvenes con la capacidad y la autosuficiencia, RET, desde 2005, ha proporcionado acceso a la educación formal y no formal dentro de 12 campos de los refugiados en Chad. Durante esta última década, los resultados han sido significativos. 28.141 jóvenes refugiados se han beneficiado de la educación secundaria acreditada a través de grado 9, 10 y 11. Cursos de idioma, alfabetización, aritmética y los programas de habilidades de vida complementan esta educación formal.

Entre la cantidad de jóvenes que han participado en el programa de RET, 2.548 han superado con éxito exámenes del grado 11 y así recibieron un diploma de escuela acreditada de fin-de-secundaria. Muchos de estos jóvenes fueron matriculados en diversas universidades e institutos de Sudán y de Chad para continuar sus estudios. También, desde 2012, RET maneja becas para 50 estudiantes refugiados de Sudán y la República Centroafricana en universidades e institutos de Chad.