marzo 2016 - América Latina y el Caribe

El impacto de un enfoque integral

Más de 3.500 familias y 24.000 adolescentes y jóvenes han participado en los programas de RET Internacional en América Latina y el Caribe. El 2015 marca 10 años de labor ininterrumpida en la región, con un crecimiento sostenido. Esta labor ha creado un procesos de protección importante para jóvenes en situación de vulnerabilidad, afectados por desplazamiento, distintas formas de violencia, conflictos armados o desastres de origen natural.

La metodología de acción y atención implementada ha evolucionando, a través de los años en distintas líneas y áreas temáticas. Los mecanismos utilizados incluyen formación formal, vocacional, y la promoción de cohesión social. Estos han conducido a lograr la activación de mecanismos de resiliencia, integración y empoderamiento de jóvenes vulnerables. Gracias a estos mecanismos se han producido espacios de articulación y aprendizaje para miles de jóvenes en Costa Rica, Ecuador, Panamá y Venezuela, los cuales se han convertido en actores sociales positivos.

Así, en la actualidad tenemos a diversos grupos que conforman una red juvenil: ‘Jóvenes Madiba’ en Costa Rica, ‘Jóvenes X’ en Ecuador, ‘EACAJ’ en Panamá y ‘Jóvenes Activos’ en Venezuela. Con las características particulares de cada contexto, estas agrupaciones juveniles desarrollan actividades diversas y logran sensibilizar e informar a sus comunidades en temas pertinentes a sus situaciones.

Las actividades incluyen: talleres, foros, charlas, intervenciones en calle, encuentros deportivos, presentaciones teatrales, creación musical, producción audiovisual, y trabajo de vocería. A través de estas actividades ellos tocan temas que les inquietan, como la protección de sus derechos, informar y sensibilizar a la ciudadanía en torno a población refugiada y solicitante de asilo, la prevención de la violencia basada en género, y el trabajo contra la discriminación y xenofobia.

El proceso de crear autosuficiencia entre los jóvenes incluye la generación de actividades productivas que facilitan la recuperación de sus medios de vida, así como ofrecen sostenibilidad real al proceso que viene desarrollándose. Después de recibir formación vocacional en RET, los jóvenes se han organizado para desempeñar actividades de subsistencia. Un ejemplo de ello es el Proyecto PEZ, de Jóvenes X, quienes ya tienen en funcionamiento un taller de serigrafía y confección de bolsos. Otros jóvenes en los distintos países ofrecen servicios musicales, de arreglo del cabello y de las uñas, elaboración de jugos de frutas, y mucho más.

Al reconocer sus capacidades, encontrar el apoyo familiar, al igual que el sumarse a actividades culturales o deportivas, estos jóvenes han podido fortalecer sus redes sociales y desarrollar sus recursos personales, grupales y comunitarios. Gracias a ello, jóvenes vulnerables han podido reconectarse con sus aspiraciones y sueños, establecer proyectos de vida, al igual que incluirse y participar en sus sociedades de acogida.

El trabajo de RET Internacional permite el impulso de estas agrupaciones juveniles hasta su articulación regional. Es por ello que organiza un encuentro anual en el cual los jóvenes se reúnen, comparten experiencias y aprendizajes. En estos encuentros los jóvenes abordan temas que les preocupan en sus países y muestran los resultados de sus actividades en sus procesos de integración y participación. RET junto a estos grupos de jóvenes también han, desde 2014, desarrollado e implementado una campaña regional llamada “Lo que nos une”, para combatir contra la xenophobia e intolerancia. Se discutió a fondo sobre essta campaña regional en la reunión ya que muchas de los actividades de los grupos se relacionan con ella.

El empoderamiento de los jóvenes es una confirmación de que gracias a estas actividades e iniciativas sostenibles, ellos se han convertido en miembros activos y resilientes en sus comunidades de acogida, donde las circunstancias desafiantes que les ha tocado vivir, se ha convertido en una gran oportunidad. A través de la educación, de la participación, de la acción colectiva, y la reconexión con una comunidad, estos jóvenes han logrado alcanzar la autosuficiencia.

 

Updated, marzo 1st, 2016