novembre 2017 - Panamá

Creando vida, construyendo un futuro

Apoyando a jóvenes de San Miguelito (Panamá) a trascender desafíos y fortalecer su resiliencia

Superar los obstáculos presentes en un contexto sumamente complejo que afecta a los jóvenes, requiere tanto compromiso como conocimiento y experiencia. Con el apoyo de la Iniciativa Regional de Seguridad para América Central (CARSI por sus siglas en inglés) del Departamento de Estado de los Estados Unidos de América, el proyecto « Reinserción Socio-Educativa y Laboral de Adolescentes y Jóvenes » es implementado por RET Internacional en Panamá, con un enfoque integral que empodera a los jóvenes y asegura de este modo la continuidad de los procesos, con base en el fortalecimineto de los factores de resiliencia en los participantes.

El municipio de San Miguelito es parte del área metropolitana de Ciudad de Panamá y es el segundo más poblado del país. Con más de 86 mil personas en edades comprendidas entre los 10 y los 24 años, los jóvenes de San Miguelito representa casi una tercera parte de la población total de esta zona. Esta alta densidad de población genera algunos problemas que incluyen hacinamiento, falta de servicios, insuficiente oferta laboral y malas condiciones de vida.

Otros factores que afectan especialmente a la población joven profundizan los desafíos, tales como pocas habilidades para la vida y ausencia de oportunidades de formación para responder a las necesidades del mercado laboral.

Como resultado, en la actualidad muchos jóvenes en San Miguelito están privados de oportunidades tanto educativas como laborales. Además de esto, estos jóvenes tienden a abstenerse de participar en actividades cívicas y comunitarias, pues se sienten discriminados y se ven afectados por los prejuicios que giran a su alrededor de maneras muy concretas y visibles [i].

Para hacer frente a este contexto de alta vulnerabilidad, RET desarrolla su acción desde un enfoque integral.

En San Miguelito RET no trabaja únicamente para fortalecer la autoestima de los jóvenes, ayudándoles a desarrollr planes de vida, facilitando su acceso y permanencia en el sistema educativo, y ofreciendo oportunidades para acceso a empleo o desarrollo de actividades productivas, sino que además coopera de manera estrecha con las autoridades locales y empleadores, en la implementación de actividades para el fortalecimiento de capacidades.

« Este proyecto[ii] ha sido desarrollado con el apoyo del Instituto de Estudios Interdisciplinarios (IEI) del Ministerio de Gobierno, junto con la Municipalidad de San Miguelito y una seria de actores estratégicos, para realmente enfocarnos en la generación de oportunidades para adolescentes y jóvenes del municipio », explica la Coordinora Nacional de RET en Panamá, Magnolia Santamaría.

Las acciones implementadas han estado dirigidas a jóvenes en San Miguelito que se encuentran en riesgo social, para reducir la deserción escolar, aumentar la permanencia en el sistema educativa y abrir nuevas oportunidades de capacitación a través de estrategias pedagógicas adaptadas a la realidad del contexto.

Este enfoque integral se fortalece por los lazos establecidos con las instituciones aliadas, con el propósito de ofrecer un apoyo significativo a estos jóvenes y generar nuevas oportunidades, al tiempo de fortalecer su reciliencia a través del empoderamiento que les permite tomar control de sus vidas.

Rompiendo el Aislamiento

El proceso para superar cierto nivel de desconfianza existente en los jóvenes participantes en el proyecto ha sido paulatino, requiriendo constancia y claridad en la relación que se establece entre ellos y los miembros del equipo de RET. En esta dinámica, se ha identificado como un elemento central la generación de una relación honesta y confiable, para iniciar un proceso de desmontaje de las tensiones generadas por los juicios presentes en su entorno social. Esta discriminación existente hacia ellos, por ser jóvenes que han cometido alguna falta en sus comunidades o ser desertores del sistema educativo, es lo que evita que ellos se reconozcan a sí mismo como lo que realmente son: agentes de cambio social positivo.

Con el propósito de superar este desafío, RET presta especial atención a la interacción y socialización, primero como parte fundamental del proceso de implementación del proyecto, pero también como resultado de las actividades en desarrollo.

Luz Arpi, Oficial de Proyectos de RET en Panamá, explica este particular aspecto con más deralles: « Superar estas barreras es un proceso de ir ganando su confianza, de modo que ellos puedan empatizar y reconocer nuestro genuino interés en ofrecerles oportunidades. Este ha sido un proceso lleno de retos y nuevas experiencias, de lecciones positivas, las cuales nos permiten decir hoy que la intevención es también válida y adaptable a otros contextos. »

Uno de los elementos fundamentales de este proyecto ha sido impulsar a los participantes para dejar atrás el aislamiento, la percepción de estar presos de los prejuicios o de su pasado, y la fala de empoderamiento; por ello se alienta la experiencia de abrirse a la esfera social, con el desarrollo de habilidades para la vida y el fortalecimiento de valores.

« Ellos me han hecho ver que sí me quieren ayudar y me han apoyado. Ellos trabajaron fuerte en mi autoestima, porque mi autoestima estaba baja. Ellos me dieron la oportunidad, que es lo que más aprecio, la oportunidad de entrar a un curso para ser bar-tender; ya lo terminé y estoy esperando mi diploma. Es muy satisfactorio porque he aprendido mucho sobre servicio al cliente, sobre servir a otros. Ahora soy más tolerante, porque en hecho de que tengo que lidiar con clientes que tienen diferentes características y tengo que saber cómo manejar la situación. » José[iii], participante del proyecto con 20 años de edad, quien comenta sobre el trabajo de RET y su historia de superación.

A través de este proceso, los jóvenes encuentro su propio lugar en la sociedad, se comprenden a sí mismos progresivamente e identifican sus debilidades. RET trabaja con ellos para fortalecer su capacidad de enfrentar los desafíos presentes en sus vidas.

Quizás es por eso que Carla, con sus 22 años, quien es una de las participantes del proyecto, habla de como se ha fortalecido su confianza y el impacto que esto tendrá en su futuro: « La experiencia en RET ha sido muy enriquecedora. Por ciertas dificultades de vida, no permanecí en la escuela, pero ellos me enseñaron a luchar, a vivir cosas positivas todos los días. Me gusta porque, como joven mujer, he aprendido a no decaer, a seguir adelante. Me encanta todo lo que hemos hecho aquí, porque ellos nos han ayudado a salir de donde estábamos, que no era realmente un buen lugar. Hemos sido capaces de avanzar y mejorar. Hemos aprendido cosas para toda la vida, y quien sabe, mañana podríamos ser grandes personas. Hemos aprendido a trabajar en equipo. »

La confianza, como principal resultado, es acompañada por una mejor capacidad de escuchar y compartir con otros, generando un sentido de comunidad y fortaleciendo su resiliencia. Esta es la clave que abre puertas para ecceder a oportunidades y lo que genera la fuerza para hacer los sueños realidad.

Haciendo los sueños una realidad

Cuando mejora la autoestima y la confianza, los jóvenes son capaces de pensar en largo plazo y diseñar sus planes de vida.

Sobre esta etapa del proceso, Luz Arpi afirma: « Un cambio importante que pudimos ver en los jóvenes participantes fue que ellos empezaron a reconocer sus potencialidades, sus habilidades, fueron capaces de identificar sus sueños y elaborar sus planes de vida. Ellos comprendieron que pueden plantearse metas y que tienen todas las herramientas necesarias para alcanzarlas. »

Gabriela, otra joven participante del proyecto que habla acerca de sus logros, muestra el valor de tener metas y un plan de largo plazo: « Al principio creí que esto me iba a aburrir, fue muy difícil para mi. Me sentía muy débil, cualquier cosa me podía hacer llorar. Ellos siempre me impulsaron y me dijeron que yo podía hacer cualquier cosa, que yo era capaz de lograr mis metas y superar mis debilidades. Afortunadamente ahora estoy terminando mis estudios y soy parte de SINAPROC [Sistema Nacional de Protección Civil en Panamá]. Me gusta estar allí, he conocido personas y hecho nuevas amistades, he tenido nuevas experiencias. Yo solía estar muy aislada, pero ahora he aprendido a relacionarme y compartir con mis amigos y otras personas a mi alrededor. »

El último y uno de los elementos más importantes en la acción de RET en el marco de este proyecto, se basa en su compromiso sostenido de trabajar con los jóvenes para evitar la revictimización. El compriso sostenido y el seguimiento adecuado es lo que garantiza el éxito de las capacitaciones vocacionales, de habilidades para la vida y de la implementación del plan de vida a largo plazo.

Jóvenes con Oportunidades

La intervención de RET Internacional facilitó a los jóvenes de San Miguelito involucrados en el proyecto, convertirse en actores capaces de generar cambios positivos en sus ambientes y comunidades. Lo que estos jóvenes han aprendido les será de mucha utilidad tanto para sus propias vidas, como para otros jóvenes que se encuentren en situación similar y requieran de apoyo.

Esta es la trascendencia del trabajo de RET Internacional, no solamente el impulso y generación de cambios en los jóvenes participantes, sino además la oportunidad de convertirse en multiplicadores de esos cambios para otros jóvenes y miembros de su comunidad.

—————-

[i] MARTINEZ, Vicente. Realidad Socioeconómica y Cultural de Jóvenes en el Área Metropolitana del Distrito de Panamá, Colón, La Chorrera, San Miguelito y Arraiján, en la República de Panamá. Panama University. 2014.

[ii] RET International implementa en Panamá el proyecto « Fortalecimiento de Oportunidades Sostenibles para Jóvenes en San Miguelito ».

[iii] Los nombres de los jóvenes han sido cambiados para proteger su identidad.

Updated, novembre 11th, 2017