marzo 2016 - Turquía

Cerrando las brechas a través la enseñanza de idiomas en Turquía

RET International ha participado activamente en Turquía desde principios de 2013, donde nos hemos concentrado en dos cursos de acción principales: la enseñanza del idioma turco para los niños y los jóvenes sirios y el empoderamiento de las mujeres jóvenes vulnerables.

La protección es el objetivo primordial de nuestros proyectos y se realiza a través de enfoques educativos, que proporcionan los adolescentes, los jóvenes y las jóvenes con las herramientas necesarias para valerse por sí mismos durante la crisis. Manteniendo un ojo en el largo plazo, RET también entiende que para que esta protección sea duradera, permitir a las comunidades sirias desplazadas y las poblaciones de acogida de Turquía de crear una fuerte cohesión social debe de ser integrado en lo que ofrecemos.

Este artículo en específico se centrará en el primero de estos dos cursos de acción, los cursos de idiomas turcos. Es un proceso integral que no sólo ayuda a los jóvenes y las mujeres que enseñamos, sino también a sus familias en casa. Aprender turco hace la vida más fácil para todos los miembros de la familia, ya que les permite comunicarse con los turcos, satisfacer sus necesidades diarias y acceder a los servicios existentes.

La forma en que visualizamos la enseñanza del idioma tiene un doble objetivo.

En uno de los componentes, ofrecemos cursos de idiomas turco para niños, adolescentes y jóvenes para que puedan entrar en el sistema educativo turco formal. En pocas palabras, les damos los elementos básicos que necesitan para unirse a las escuelas locales y ser parte de la sociedad.

Turquía tiene un sistema educativo firme, y cuando existen buenos sistemas de educación formal en tiempo de crisis puede ser una luz de esperanza para los jóvenes. Las escuelas son espacios seguros donde los jóvenes desplazados puede conocer a sus pares locales, preparar su futuro y emprender actividades interesantes que les impidan estar inactivos. Es difícil subestimar la protección que una buena escuela puede ofrecer a los jóvenes en contextos frágiles. Sin ella la criminalidad, la violencia, la xenofobia, las drogas, los grupos armados, la prostitución, y los matrimonios precoces están terriblemente cerca.

La segunda aplicación en la enseñanza de idiomas de RET se aplica en centros locales culturales de mujeres y en CATOMs, y tiene como objetivo proporcionar a las mujeres jóvenes con turco de supervivencia. Lo que queremos decir con turco de supervivencia es que puedan dominar rápidamente los rudimentos de la lengua con el fin de poder acceder a los servicios locales como la sanidad o los servicios de protección de la mujer. Esta capacidad básica para comunicarse también les permite llevar acabo sus responsabilidades dentro del conjunto familiar. Estos son a menudo pesados y casi imposible cuando ni siquiera se puede hablar con sus vecinos.

Como se mencionó en la introducción, la cohesión social tiene que ser construida dentro de los proyectos a fin de que la protección que proporcionan sea duradera.

En las escuelas de idioma turco para los jóvenes, esto toma la forma de actividades colaterales realizadas para promover la autosuficiencia y la resiliencia con la juventud de las poblaciones locales y desplazadas. Nuestro personal utiliza juegos aparentemente simples, en realidad diseñados para provocar la interacción y la confianza. Un ejemplo de este tipo de juegos es la “cadena de confianza”. El objetivo es de sostener la mano del otro y sentir el flujo de confianza en todo el grupo, ofreciéndoles la oportunidad de conectarse. Además, muchos de los estudiantes que asisten a nuestros cursos la enseñanza del idioma en la mañana van a las escuelas oficiales turcas en la tarde para hacer que la transición ocurra gradualmente.

En Centros Culturales de mujeres y CATOMs donde proporcionamos mujeres vulnerables con cursos de Turco de supervivencia, las mujeres turcas también están presentes. Estos espacios seguros en realidad son totalmente mezclados entre mujeres sirias desplazadas y las mujeres turcas locales y son gestionados por mujeres turcas.

Otras actividades que pertenecen a nuestra segunda línea de acción (empoderamiento de las mujeres vulnerables), que esperamos describir en un próximo artículo, se llevan a cabo en estos centros y crean estas condiciones en las que ambas comunidades pueden interactuar y entenderse los unos a otros. Estos son los bloques de construcción fundamentales de la cohesión social y las soluciones duraderas.

Todas estas actividades tienen lugar en la región sur de Turquía, cerca de la frontera con Siria, en y alrededor de las ciudades de Mardin, Sanliurfa y Gaziantep. En total, RET International dirige 6 escuelas de idioma turco y colabora con 24 Centros locales de mujeres y CATOMs. Esto está cambiando la vida de más de 1.500 personas sólo en el 2015.

Detrás de este éxito se encuentran nuestros donantes: UNICEF, ACNUR, UNFPA la Plataforma de Japón (en representación del Gobierno de Japón y el sector privado japonés), JCCP, el Gobierno de Luxemburgo, la Embajada del Reino Unido, y los diversos cantones de Suiza, incluyendo Basilea, y la Fundación Asfari, así como con el apoyo de las autoridades locales y nacionales de Turquía. Sin ellos es muy claro que estos adolescentes y jóvenes no se beneficiarían de lo que acabamos de describir. No podemos agradecerles suficiente.

Después de haber estado en la región durante casi 3 años y después de haber tomado el tiempo para comprender todos los actores, fuimos capaces de establecer estos proyectos concretos con el pleno apoyo de las autoridades turcas, así como la comunidad internacional. Nuestro valor añadido reside claramente en nuestra experiencia educativa, pero también en reunir todos los actores involucrados. El rol de RET es uno de catalizador. En contextos como en el del sur de Turquía este diálogo es una piedra angular de nuestra estrategia y funciona.

 

Este programa a cobrado vida gracias al apoyo financiero de varios donantes, lo que incluye fondos propios de RET Internacional, UNICF (el fondo de las Naciones Unidas para la infancia), UNFPA (el fondo de población de Naciones Unidas), así como varios gobiernos y donantes privados.

Updated, marzo 1st, 2016