janvier 2018 - Chad

Campeones de la Cohesión

COMME LES COULEURS DE L’ARC EN CIEL NOUS SOMMES TOUS DIFFERENTS ET C’EST CE QUI FAIT NOTRE RICHESSE ET NOTRE GRANDEUR

(« Como los colores del arcoiris, todos somos diferentes y esto nos hace grandes »)

Se lee en un gran aviso que se ve desde casi cualquier esquina del gran campo de juego, el cual es cuidadosamente limpiado y preparado para uno de los eventos más anticipados del año en Goré, al sur de Chad.

Bajo un tierno y casi misericordioso sol, que está a meses del calor abrasador del verano africano, se congregan dos grupos de jóvenes, hombres y mujeres, con un colorido atuendo deportivo. Este es el único campo deportivo en Goré, situado junto a la famosa Catedral. Los jóvenes que visten de camistea azul y blanca son rivales en fútbol y balonmano, quienes esperan el inicio de la competencia.

En la tribuna, las autoridades, incluidos el prefecto y el alcalde de la localidad, el jefe del cantón Goré, el delegado del SENA y representantes de religiones y comunidades, empiezan a llenar los asientos reservados para ellos, mientras que otros espectadores empiezan a llenar distintas áreas alrededor del campo con ansias de que el evento de inicio.

Los equipos rivales llevan los colores azul y blanco para el fútbol masculino, amarillo y rojo para el balonmano femenino. Los cuatro equipos integran refugiados y miembros de la comunidad de acogida. Cualquier sombra de separación por razones de origen, raíces o antecedentes, es cuidadosamente evitada y reemplazada por el compromiso por la causa de la cohesión social, que sin embargo no elimina el fraternal y feroz espíritu de competencia.

Cuando la cámara enfoca a las jóvenes mujeres que están esperando en el borde del campo de balonmano, su timidez da paso a expresiones de alegría y gratitud. Es la primera vez que jugarán en un evento interzonal y están ansiosas por hacer amigos de otras comunidades.

Los jóvenes hombres que están justo al lado de ellas, saben la gran oportunidad que representa jugar juntos y, durnate la entrevista, no dejan de nombrar sus equipos de fútbol europeo favoritos como el Barcelona y el Borussia Dortmund, los cuales no solamente son recordados en el campo de juego sino a través de escritos que aparecen en las calles de Goré o en las paredes de las aulas en las que RET imparte las clases de aritmética y alfabetización.

La efervescente emoción es evidente mientras la voz del locutor acompaña a las autoridades en la ceremonia de apretón de manos. Los invitados de honor y el Director Nacional de RET en CHAD caminan hacia los equipos alineados, para dar la mano a cada jugador y desearles suerte.

A partir de ahora, la atmósfera es tranquila, los jugadores realizan sus pequeños rituales de suerte y el público espera el pitido inicial. El presentador quizás no está consciente de que el juego que está a punto de comenzar será tan exigente e impresionante como cualquier partido de la liga profesional.

Este esperado evento es punto culminante de un conjunto de actividades deportivas realizadas por RET, que tienen como objetivo reunir a los refugiados y las comunidades de acogida. Desde el inicio del programa « Comunidades pacíficas a través de la participación efectiva de la juventud », financiado por el Ministerio Federal de Relaciones Exteriores de la República de Alemania, RET ha organizado 23 eventos de « Deportes para la esperanza », en los que han participado varios equipos.

Dos de ellos fueron actividades deportivas intercomunitrarias y el partido de hoy marca un encuentro entre zonas, donde las comuniddes que habitan las dos grandes áreas se unirán. El evento ha atraído a una gran audiencia cuyo número excedió las 5 mil personas, además contó con altos estándares profesionales, como los entrenadores capacitados y acreditados por el Ministerio del Deporte.

Por supuesto, no todas las actividades deportivas de RET se desarrollan en entornos tan planificados y formales. Actividades de entretenimiento como el « tira y afloja », las carreras de sacos, los concursos de lanzamiento y las carreras de obstáculos, complementan las competencias de fútbol, balonmano y atletismo. Cada evento, dado el énfasis específico de RET en el trabajo con mujeres adolescentes y jóvenes, está cuidadosamente diseñado para incluir un numero mínimo de participantes según género y edad.

El inmenso entusiasmo que generan estas actividades deportivas es comprensible. Durante la fase I del proyecto Comunidades Pacíficas, el poder del deporte para unir a las comunidades fue utilizado con éxito, junto a otros medios. Las producciones teatrales utilizan la sed de expresión y el encanto del escenario, mientras que las actividades deportivas generan gran pasión, con sus diversas categorías y la organización de las cotiendas considerando edad y género.

Las palabras del presidente de la Comisión de las Mujeres, Benedict Korndoh, reflejan el espíritu fraternal que emana de los eventos deportivos, que eliminan las fronteras, las divisiones y los prejuicios: “Los jóvenes refugiados y miembros de la comunidad de acogida, juegan al fútbol un domingo en Beureuh, y la siguiente semana ellos juegan en el campo de Amboko, eso es colaboración e intercambio. Una semana los refugiados son los anfitriones y la semana siguiente lo es la comunidad de acogida. Esto es brillante. »

Las observaciones de KN, un profesor de inglés de esta república centroafricana, respaldan la idea de que los deportes abren el camino hacia el diálogo, si es que no funcionan como diálogo en sí mismas: « Las actividades deportivas entran en la categoría de actividades para conectarse y estar juntos. Antes de las actividades deportivas, estábamos separados. Los refugiados estaban en sus campos y la comunidad de acogida en sus aldeas. Ahora, con los deportes, tenemos la oportunidad de codearnos entre nosotros, con todos. Y con la competencia, todos tienen la oportunidad de conocer su capacidad. »

Durante el medio tiempo del juego de fútbol, los altavoces se colocaron en el campo para transmitir las canciones de una especial banda sonora, la cual fue interpretada por un grupo juvenil local. Estas melodías, que son tan enérgicas y dinámicas como el país mismo y tan llenas de alma y esperanza como los jóvenes que RET apoya, marcan el espíritu de la ocasión así como reflejan la energía de esta tierra.

El segundo tiempo comienza con más ferocidad y los momentos más tensos del juego generan vitoreos y aplausos de alegría en la multitud de espectadores. Cada ataque, cada pase, cada engaño con el balón, es aplaudido por la audiencia; cada hábil truco lleva al narrador a ampliar la gama de vocabulario que utiliza, para encontrar las palabras correctas que describan las hazañas sobre el terreno, en lo cual a menudo falla. Sin embargo, el verdadero momento de éxtasis, tanto para el equipo azul ganador como para todos los observantes, llega cuando se marca un gol. El público no toma en cuenta las advertencias de los guardias de seguridad e inunda el campo con euforia; las celebraciones carnavalescas interrumpen el juego por minutos.

Cuando el partido termina y la ceremonia de premiación inicia, la excitación se multiplica. La sesión fotográfica final no es menos animada y entusiasta que una final de la Liga de Campeones, y continúa durante varios minutos con la copa cambiando de manos y los jugadores posando con los invitados de honor. Lo que los triunfantes elevan en el aire no es solamente un trofeo, ganado en un día muy especial, sino también un sello de esperanza y la promesa de una nueva y fraternal existencia.

Updated, janvier 24th, 2018