enero 2016 - Turquía

Un espacio para el optimismo

Esta semana estuvo llena de emoción para el equipo de RET International en Turquía tras una visita de delegados de alto nivel de la Unión Europea y de dignatarios del Gobierno turco. Visitaron el Centro de Mujeres “Mi Vida” que RET diseño y creo, y el cual dirige en conjunto con UNICEF (Fondo de las Naciones Unidas) en Süleymaniye.

La delegación, que visitó el centro el lunes 14 de diciembre se compone, entre otros, de su excelencia el embajador Hansjörg Haber (Jefe de la Delegación de la Unión Europea a Turquía), su excelencia la embajadora Arlette Conzemius (Gobierno de Luxemburgo), el honorable Sr. İzettin Küçük (Gobernador de Sanliurfa) y el honorable Sr. Yusuf Büyük (Subsecretario Adjunto del Ministerio de Educación de Turquía). Otras organizaciones, como la Cruz Roja Turca, la Autoridad del Primer Ministerio de Desastres y de Manejo de Emergencias (AFAD), y el Programa Mundial de Alimentos también estuvieron presentes.

En RET, estuvimos encantados y honrados de dar la bienvenida a estas personalidades conocidas y reconocidas por sus esfuerzos humanitarios en la región sureste de Turquía, ya que nos dio la oportunidad de mostrar nuestro centro que ofrece una combinación única de espacio seguro para las jóvenes de Siria y niñas turcas, en conjunto con numerosos otros cursos.

Desde este verano, el centro de “Mi Vida” de Süleymaniye ha sido un refugio y una esperanza para sus casi 500 alumnos. Las niñas y mujeres jóvenes de Siria, así como de Turquía han encontrado aquí un espacio seguro en el que pueden acceder a cursos de idiomas de calidad (tanto en inglés y turco), la alfabetización informática, habilidades para la vida como la salud y la higiene o la prevención de la violencia de género, así como participar en actividades sociales como el teatro y el dibujo.

En el frágil medio ambiente en el que estas jóvenes y niñas viven, tales oportunidades educativas representan un medio de protección, así como un camino a la resiliencia. Ser capaz de comunicarse con los demás, desarrollar habilidades para la vida, fortalecer las capacidades que les permitan enfrentar la crisis, y de construir la esperanza de llegar a ser autosuficientes en un futuro próximo, es esencial.

En las crisis, que a menudo duran años, la protección requiere más de refugio y artículos de primera necesidad. Se requiere que los perjudicados se conviertan en personas resistentes frente a las emergencias. Que desarrollen la capacidad para hacer frente a las amenazas y creen las soluciones para salir de la fragilidad en la que se encuentran, y que recomiencen a construir la esperanza para su futuro.

Aquí es donde la herramienta de la educación juega un papel fundamental. Centros como “Mi Vida” son parte de las soluciones que ayudan a que las mujeres y las niñas se conviertan en actores del cambio social positivo y se vuelvan resilientes y autosuficientes.

El reconocimiento por parte de la delegación visitante de alto perfil nos llenó de orgullo por el trabajo que se ha logrado. El número de mujeres y niñas inscritas en el centro y las estadísticas sobre la asistencia también son indicadores de que estamos en el camino correcto. Sin embargo, una anécdota revelada por uno de nuestros miembros del equipo puede ser de gran relevancia. Al principio, los participantes vienen para las formaciones, pero pronto empiezan a quedarse después de los cursos o a venir en los momentos en que no tienen formación específica. El centro de “Mi Vida” se ha convertido rápidamente en un espacio seguro, un refugio seguro para las mujeres jóvenes y niñas que lo utilizan. Ellas construyen lazos sociales y se sienten vinculadas al espacio y lo que representa, y esto es para nosotros una clara señal de éxito.

Los resultados del Centro “Mi Vida” son muy alentadores, ya que es sólo uno de los 6 centros similares de este proyecto específico. En total más de 2.000 mujeres y niñas se benefician de esta parte de nuestras actividades. En total, RET International dirige 6 escuelas de idiomas turcos y colabora con 24 centros de mujeres y catoms locales con socios como UNICEF; ACNUR (la Agencia de Refugiados de la ONU), UNFPA (Fondo de Población de las Naciones Unidas), la Plataforma de Japón (en representación del Gobierno de Japón y el sector privado japonés), JCCP, el Gobierno de Luxemburgo, la Embajada del Reino Unido, y los diversos cantones de Suiza, incluyendo Basilea, y la Fundación Asfari.

Hay 750.000 jóvenes sirios en edad escolar en Turquía y es el objetivo de RET, junto con UNICEF, de evitar una generación perdida de niños y jóvenes sirios, en referencia a las generaciones perdidas de jóvenes refugiados, como en Sudán del Sur, y muchos otros contextos de refugiados, y como es mencionado con frecuencia por Gordon Brown, uno de los principales defensores de la educación para los refugiados. En los programas de RET International en Turquía, se espera que RET proporcionaría 43.000 oportunidades de educación.

Esto, por supuesto, nunca sucedería sin colaboraciones sólidas. La colaboración con el UNICEF es evidentemente esencial para este proyecto y su apoyo juega un papel muy importante en este éxito. Fundamentalmente importante para el éxito de RET en Turquía es la alianza duradera y la colaboración que hemos desarrollado con el Gobierno de Turquía – el Ministerio de Educación Nacional y AFAD, en particular, con el Ministerio de Familia y Políticas Sociales, así como los gobernadores y gobernadores de distrito y los funcionarios del gobierno municipal, que son vitales para la ejecución de nuestros proyectos.

El Centro “Mi Vida” de Süleymaniye estuvo en primer plano este lunes por todas estas razones. Es un ejemplo concreto de una solución y una prueba de que colaboraciones sólidas y sostenibles son posibles. Quedamos agradecidos por esta visita, ya que nos anima a seguir construyendo y a replicar nuestro éxito en Turquía, como lo hemos hecho en 26 otros países de todo el mundo. Aún más, se nos anima a seguir desarrollando las herramientas que utilizamos, para estar aún más cerca de las poblaciones a las que servimos y para seguir fortaleciendo las colaboraciones, que hacen que todo sea posible. En medio de todas las dificultades de la región, esta visita refuerza el optimismo y la esperanza para el futuro de todos los actores, y mas importante aun el de las niñas y jóvenes sirias y sus familias.

Updated, enero 6th, 2016