marzo 2016 - RET

60 Millones de Razones

Queridos Amigos de RET,

Habiendo pasado por uno de los años más intensos de mi carrera humanitaria, quiero presentar este primer boletín de 2016 con un número que ha causado una profunda impresión: 60 millones. Este es el número estimado de personas desplazadas forzosamente debido a los conflictos, las persecuciones y los desastres, a finales del año pasado. Es a todas luces un número masivo, y es en realidad el más alto desde la Segunda Guerra Mundial. Lo que resalta es que las consecuencias de tales movimientos masivos de migrantes no van a desaparecer rápidamente. Generaciones enteras son afectadas y nos enfrentamos a una larga década para aminorar las tragedias de este último año.

Debido a su magnitud, la crisis de Siria está muy presente en los medios de comunicación, pero este número masivo de 60 millones es el resultado de múltiples crisis que se han venido acumulando. Es cada vez más claro que las crisis pueden extenderse por una década o más. El ACNUR informó en sus “Tendencias Globales” que la duración promedio de las situaciones de refugio es de 20 años. Las crisis en Afganistán, Somalia, Sudán, Colombia, Irak, Siria y muchas otras no se suceden unas a otras, sino que se superponen y algunas, lamentablemente, se “olvidan”.

También se ha hecho evidente desde hace algún tiempo que centrarse únicamente en las necesidades básicas de protección, como el agua, la higiene y el saneamiento, no es una solución viable para las poblaciones que permanecerán en ambientes frágiles durante años o décadas. Después de un cierto tiempo, la protección adquiere un significado más amplio. Los seres humanos no son máquinas y después de unos meses, un techo, salud básica y alimentos siguen siendo necesarios, pero ya no suficientes. Los países vecinos que proveen sólo esta protección básica no pueden permanecer como entornos seguros si la crisis se prolonga en el tiempo.

Cuando las crisis se extienden y la protección incluye servicios tales como la educación, la gente inevitablemente tendrá que trasladarse de nuevo. De no hacerlo, podría convertirse en víctima de peores consecuencias, como la trata sexual y de personas, el reclutamiento en grupos armados y la radicalización, o simplemente ser “vendidos” por sus familias para casarse incluso antes de lo culturalmente practicado.

La crisis de Siria, que en realidad sólo llegó a las costas europeas en 2015 (casi 5 años después del inicio del conflicto), es un claro ejemplo de esto. Una gran proporción de los sirios (pero también los afganos, somalíes y otros) que llegan a Grecia e Italia han pasado por, o vivido en, varios países previamente. El ACNUR informa que el 34% de los sirios que llegan a Grecia han vivido durante 6 meses o más en otro país antes de decidirse a emprender el viaje. Europa no es muy a menudo la primera opción, sino una opción por defecto, después que muchas otras puertas se han cerrado o cuando las capacidades y la generosidad de las comunidades de acogida cercanas han sido desbordadas, como por ejemplo en Turquía, donde se han registrado 2,7 millones de sirios.

Muchos de los refugiados que han pasado por estas extensas pruebas son jóvenes. Por ejemplo, el 29% de los sirios que entran en la UE tienen entre 15 y 24 años de edad. En RET por lo tanto, pensamos que los jóvenes son una población clave a tener en cuenta cuando se trabaja en estos ambientes complejos y frágiles. Nuestra experiencia trabajando por más de 15 años con jóvenes nos ha llevado a entender que ellos representan un elemento esencial para cerrar las brechas entre la ayuda humanitaria y la ayuda al desarrollo.

Recientemente, la comunidad internacional ha estado discutiendo intensamente sobre cómo cerrar las brechas de esta gran división. La próxima Cumbre Mundial Humanitaria se centrará en esto. El Foro del Banco Mundial de esta semana sobre Fragilidad, Conflicto y Violencia se ha enfocado en esta temática; y en los últimos tiempos, el Foro Mundial sobre Migración y Desarrollo, donde hablé recientemente, también puso sobre ello su atención. Hoy en día, más que nunca, este puente entre el silo “humanitario” y de “desarrollo” y los presupuestos del gobierno deben ser construidos ¡¡URGENTEMENTE!!

A través de nuestro trabajo con jóvenes, RET ha venido “cerrando las brechas” durante más de quince años. Los jóvenes son actores clave para esto pues son tanto agentes potenciales de acción durante una emergencia, como representantes del futuro de sus comunidades. Tienen un papel importante en el hoy y en el mañana.

También creemos firmemente que la educación es la herramienta que les ayudará a superar sus vulnerabilidades y por lo tanto a permanecer en los países vecinos, al integrarse positivamente en las naciones de acogida; o a ser capases de volver a casa y reconstruir comunidades más estables, prósperas y pacíficas una vez que el conflicto desaparezca.

Las tres diferentes regiones que elegimos para delinear en este boletín representan las diferentes etapas y características de las crisis de larga duración y muestran los distintos tipos de soluciones que RET ofrece. Todas estas, sin embargo, se centran en una visión más amplia de la crisis y el papel fundamental que pueden desempeñar los jóvenes si se les proporciona el conjunto de herramientas necesarias para hacer frente a los riesgos que los conflictos, persecuciones o desastres han puesto sobre ellos.

El primer artículo, sobre Turquía, explica nuestra elección de centrarnos en las habilidades lingüísticas y en las mujeres jóvenes vulnerables. También muestra que la colaboración y la asociación estrecha y de respeto con las autoridades locales y nacionales, así como con la comunidad internacional, es la clave para una implementación exitosa.

Después de Turquía, les traemos algunas noticias sobre nuestro trabajo en América Latina y el Caribe a través de un artículo y de un video. Ambos destacan el fantástico trabajo de los jóvenes que han participado en nuestros proyectos y ahora se han convertido en líderes increíblemente activos y positivos en sus comunidades.

Por último, hablamos de Chad oriental, en donde hemos estado trabajando durante más de 12 años, para arrojar luz sobre una crisis que ha caído fuera de los titulares. También proponemos un corto video sobre los jóvenes refugiados en Chad que, a través de becas de educación terciaria coordinadas por RET, ¡acaban de obtener su licenciatura! Sí, también es esencial subrayar los aspectos positivos y estamos contentos de poner fin al boletín de noticias con esta nota. ¡Felicitaciones a los recién graduados! En estos entornos desafiantes en el exilio, una sonrisa vale más que “mil palabras”.

Espero que disfruten de las noticias que hemos preparado, ya sea si están leyendo la versión en inglés, francés, español o turco, ya que todos estos artículos son traducidos y los vídeos subtitulados.

Es un placer tenerles como “amigos” de RET, y realmente les incito a que, dada la gravedad de la crisis actual que enfrenta nuestro mundo, todos nos convirtamos en los “defensores” de las causas y los mandatos de RET. Tomemos pasos juntos para resolver los problemas que enfrentan los jóvenes en situación de vulnerabilidad y para poder verlos construir un camino hacia el futuro.

Un caluroso saludo,

Zeynep

Updated, marzo 4th, 2016